27 enero 2015

CONFITURA DE NARANJA AMARGA ESPECIADA (de la mama)


Mi primera seguidora, la que os vigila de cerca a los que comentáis...las visitas que tengo, mi fan nº1 que chilla a los cuatro vientos que su hija Marina tiene un blog de cocina...la mama.

Que decir de ella? pues que si alguien se siente orgullosa soy yo por tenerla a mi lado siempre. La luchadora nº1 con fuerza de titán venga lo que venga que siempre intenta protegerte de todo.

Pues hoy es ella la que escribe la receta, ingredientes y elaboración. Una confitura deliciosa, que se puede hacer con naranjas normales si no os gustan o no podéis encontrar las amargas.


INGREDIENTES


  • 2 kg naranjas amargas
  • 1,750 gr azúcar
  • 2 ramas de canela
  • 1 cucharada de postre de canela molida
  • 2 vainas de vainilla
  • 2 cucharadas de postre de jengibre molido
  • un puñadito de clavos de olor (unos 15)


ELABORACION

  • Lavamos muy bien las naranjas, las partimos por la mitad y exprimimos el jugo, reservando todas las semillas , el jugo y las cáscaras de naranja.
  • Cortamos las cáscaras de naranja a tiritas finas y las colocamos en un recipiente profundo. Introducimos las semillas en una malla, o bien hacemos paquetitos con gasas, en éste caso se hace un paquetito con una gasa y se cierra fuertemente con un par de nudos; ese paquetito se envuelve en otra gasa y en otra, en total tres gasas fuertemente anudadas para que las semillas no se escapen. Añadimos las semillas al recipiente y cubrimos con dos litros de agua. Tapamos con un trapo limpio y dejamos reposar toda la noche o al menos 12 horas. Durante ese tiempo las cáscaras se hidratan y las semillas van soltando la pectina que hará espesa nuestra confitura.
  • Tras el reposo, colocamos las cáscaras, la malla con semillas y el líquido en una olla grande y profunda y la ponemos a hervir hasta que las cáscaras estén muy tiernas. En este momento tenemos que elegir la textura que queremos para nuestra confitura. Puede ser tal cual, con las tiritas de naranja que encontraremos al servirla, o bien podemos triturar -apartando primero la malla de semillas- hasta que alcance la textura deseada.
  • Si hemos triturado las cáscaras, volvemos a incorporar la malla de semillas, añadimos el azúcar, el jugo, revolvemos muy bien hasta que quede todo integrado y colocamos de nuevo la olla en el fuego. Cuando empiece el hervor, bajamos a fuego lento e incorporamos las especies, cortando las ramas de canela y las vainas de vainilla a trocitos pequeños. Revolvemos frecuentemente para que no se enganche y las especies se mezclen bien, con cuidado para que no nos salpique porque quema mucho. Debe hervir más o menos una hora.
  • La confitura está terminada cuando ponemos una cucharadita de confitura en un plato frío y no se desliza.
  • Tenemos preparados los botes de cristal previamente esterilizados. Tras apagar el fuego, retiramos la malla o paquetitos de semillas escurriéndolos bien, revolvemos y llenamos los botes, los cerramos y les damos la vuelta inmediatamente, dejándolos enfriar. Se debe hacer con la confitura muy caliente, ya que al dar la vuelta al bote y enfriar en esa posición, se hace el vacío que conservará nuestra confitura por muchos meses.
  • Guardar en un lugar oscuro y seco. Una vez abierto el bote, conservar en frío.

**NOTAS
  • Se puede hacer sin añadir especies.
  • La confitura de naranja amarga solía realizarse en las casas rurales de Catalunya. Todas las masías tenían plantado un naranjo borde y utilizaban el zumo de sus frutos, muy ácido y amargo, para lavar las tripas del cerdo durante la matanza. Con las naranjas que sobraban, hacían la confitura.
  • Es muy apreciada en el Reino Unido, siendo la única que se denomina “marmalade”, llamando “jam” al resto de confituras y mermeladas de las demás de frutas.



22 enero 2015

LECHE DE ALMENDRAS COCIDA CON NARANJA Y AMARETTO (postre vegano)


Antes de nada aclararos que este postre no es una pannacotta, no es un postre cremoso es más bien una gelatina hecha con leche de almendras especiada y de rico sabor.

Es apto para intolerantes a la lactosa y veganos, ya que no lleva ningún ingrediente de origen animal y además se puede adaptar también a dietas si cambiáis el azúcar por edulcorantes.

Este es mi regalito virtual para mi amiga Leny de Cocina de Muerte Lenta por su 29+4 cumpleaños. Como sabéis ella es vegana, y hacía tiempo que quería hacer un plato para este sector cada vez más grande de los lectores de blogs de cocina, aunque como veréis en el blog no sea mi costumbre alimenticia.

A mí me encanta la carne, la sobradada, el chorizo, las ensaimadas grasientas y por supuesto la mantequilla para cocinar, aunque reconozco que nos hemos de cuidar cada vez más y es bueno tener un repertorio de recetas más sanas y alternativas como ésta a postres más pesados y que engordan más.

INGREDIENTES
  • 300ml leche de almendras
  • 75 gr azúcar
  • 20 ml Amaretto
  • 50 ml zumo de naranja
  • Piel rallada de 1 naranja
  • 4 hojas de cola de pez
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de canela
  • Almendras tostadas sin sal

ELABORACION
  1. Ponemos a remojar la gelatina en agua muy fría durante 10 minutos. Escurrimos y reservamos.
  2. Ponemos a cocer al fuego la leche junto con el resto de ingredientes hasta que se disuelva el azúcar, alrededor de 15 minutos a fuego suave.
  3. Una vez listo retiramos del fuego y dejamos que pierda un poco el calor. Que no queme pero tampoco frío.
  4. Disolvemos la gelatina dentro batiendo con varillas manuales hasta que esté integrada del todo.
  5. Disponemos en los vasitos escogidos y dejamos enfriar del todo a temperatura ambiente, momento en el cual llevaremos a la nevera por un tiempo mínimo de 6 horas.


En el momento de comer, serviremos con almendras por encima. Todo junto está muy rico!

14 enero 2015

BERENJENAS ASADAS CON AJO, LIMON Y GRANADA


Este año mi rey Melchor me trajo el libro JERUSALEM, del chef Yttam Ottolenghi. Una verdadera maravilla, una recopilación de recetas típicas de esa zona perfectas todas y cada una de ellas.

El fin de semana pasado tuve una cena en casa y decidí preparar este plato, sabia elección. Además de fácil y muy bueno, se prepara horas antes y lo tienes listo en la nevera para llevar a la mesa a la hora de cenar.

Sirve para tomar como tapa con tostaditas o como acompañamiento de carnes y pescados. 


ELABORACION
  1. Limpiamos las berenjenas y las colocamos en una fuente de horno haciéndoles varios cortes para que no exploten. Ponemos un chorro de aceite de oliva por encima.
  2. Las asamos a 180º en la posición debajo del grill con calor arriba y abajo durante una hora. Iremos dándoles la vuelta cada 20 minutos.
  3. Dejamos templar, las pelamos y las hacemos tiras. Las dejamos escurrir  en un colador al menos durante 6 horas (yo las dejé toda la noche).
  4. Para el aliño majamos los ajos, echamos la ralladura y el zumo de limón, un buen chorro de aceite de oliva y sal al gusto. Mezclamos con las berenjenas y dejamos en la nevera un mínimo de 6 horas.
  5. Justo antes de servir cortaremos unas hojas de menta fresca finas y desgranaremos una granada. Mezclamos todo y ya podemos disfrutar de esta delicia!

NOTA: En el libro indican picar perejil junto a la menta. Yo no lo he puesto ya que no me gusta el perejil en crudo, pero a vuestra elección.

Respetar los tiempos de reposo de la berenjena con el aliño, pues será lo que le de el gusto al plato.


07 enero 2015

PAN DE SODA CON MANCHEGO Y ACEITUNAS



Que ganas tenía ya de que pasaran las fiestas, sinceramente quería dejar atrás este año maldito. Perdonarme por estar un par de semanas ausente, pero sinceramente ni ganas tenía de encender el ordenador.

Pero este año empiezo con muchas ganas y mirando adelante positiva, así que seguro que os podré enseñar muchas cosas ricas porque tengo muchísimas ideas.

La primera receta del año es con el reto Receta2 que tengo con mi amiga Leny de Cocina de muerte Lenta, algo super rápido y fácil que es la oportunidad perfecta para comer un pan recién hecho con un sabor muy peculiar. Un pan de soda tipico de Irlanda, ella nos prepara el clásico y yo con una mezcla de ingredientes muy castiza...jejeje.

No necesita ni amasado ni levado, así que es ideal para los amantes de las prisas y que tienen poco tiempo. Se mezclan los ingredientes y se forma una bola, se hornea y se come. Simple no?

INGREDIENTES
  • 250gr harina blanca panificable o de fuerza
  • 250gr de harina integral
  • 420ml de butermilk
  • 1 cucharadita de postre de sal
  • 1 cucharadita de postre de bicarbonato sódico
  • 100gr de queso manchego
  • 100gr de olivas verdes rellenas (enteras o rodajas)

ELABORACIÓN

Mezclamos las harinas en un bol con la sal y el bicarbonato. Con la misma mano podemos hacerlo.

Para hacer el buttermilk casero solo hace falta añadir 15ml de zumo de limón por cada 240ml de leche. Dejamos reposar 10 minutos y removemos con una cuchara. Listo para usar.

Vamos añadiendo el buttermilk a la mezcla de harinas poco a poco y con la mano vamos mezclando. Haremos lo mismo con el queso y las olivas y volvemos a mezclar.

Ponemos la masa en la encimera espolvoreada de harina, formamos una bola grande y disponemos en la bandeja de horno con papel sulfurizado. Hacemos 4 cortes transversales en la masa, como si hiciéramos una cruz pero sin cortarla en el centro, solo por fuera. Esto facilitará el horneado.


Espolvoreamos un poco de harina por encima y horneamos 30 minutos a 200.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...