28 septiembre 2016

SALSA CHIMICHURRI ARGENTINA


"Os presento a Daniel, argentino de nacimiento y catalán de adopción desde hace más de 12 años. Me atrevería a decir que tiene el corazón dividido entre los dos lugares, aunque su amada Argentina siempre está presente.
Hace mucho que disfrutamos de sus asados, y quien mejor que él para explicarnos como hacer una buena y auténtica salsa chimichurri argentina"

Receta: Daniel Ayet 
Fotografía: Marina, La rosquilla de la tía Laura

********

La gente del Centro-Sur de La Pampa Argentina usamos poco, muy poco condimento en nuestras comidas, en especial las carnes. 

De por sí, los asados criollos a veces ni sal llevan, ya que las vacas consumen grandes cantidades de cloruro sódico en su crecimiento. Se colocan en el campo bloques de sal que los vacunos lamen con lo que tienen sed y mayor voluntad de caminar desplazándose a los pozos de agua. 

Ese andar es el que le da su característica peculiar (carne veteada con grasa, como el cerdo ibérico) y, en nuestro caso, con salazón natural. Desde mediados del XX los usos y costumbres argentinos se han ido modificando siguiendo las tendencias cosmopolitas derivadas de las comunicaciones de masa. 

Pese a estar tan lejos, la Argentina deja de estar aislada y comienza a modificar su cocina, que se hace con sabores más potentes y especiados, siguiendo los modelos culinarios Brasileños, Bolivianos y peruanos. 

Sin dudas la inmigración procedente de esos países tiene una relación directa con esas modificaciones. Una de las adiciones más logradas es –sin dudas- el Chimichurri, clasificación genérica dada por los argentinos a una mezcla de hierbas y condimentos con los que sazonar las carnes. Mi primer approach con el menjunje fue en el Parque Sarmiento de Córdoba, cuando conocí el más popular, exquisito y delicioso plato: el “Choripan” que, sin chimichurri es como cava sin burbujas. Cada argentino cuenta su propia receta de chimichurri. 

Es algo con lo que se compite y se espera lucimiento. Típico de allí es el “aplauso para el asador” con el que se festeja al cocinero, que debe haber presentado cortes de carne deliciosos, en perfectos puntos de cocción, siempre sirviendo de a trozos y por etapas, dejando los mejores bocados para el final y, claro, con su adobo personal, “su” chimichurri. 

Éste es el mío, con el que no me va mal cuando tratamos de olvidar las crisis con amigos y/o familiares a golpe de carne a la brasa. 


INGREDIENTES

  • 6 dientes de ajo muy picados 
  • 1 ramito de perejil picado 
  • 1/4 pimiento rojo
  • 1/4 verde, ídem picado 
  • 1 cucharada de café de sal parrillera o sal gruesa 
  • 1 taza de Aceite de Oliva 
  • 1 taza de vino tinto 
  • 2 tazas de agua caliente 
  • 1 cucharada de café de ají triturado (de preferencia marca “Alicante”). En tiendas importación

ELABORACION

  • Sin importar el orden, se mezclan los ingredientes en un recipiente –salvo el agua caliente-, se remueven por 5 minutos. 
  • Se agrega el agua caliente y se revuelve otro poco. 


Notas
El chimichurri preparado puede conservarse en la nevera, en frasco tapado, durante meses. 
Para consumirlo, sólo dejarlo a temperatura ambiente y remover. 
El chimichurri NO DEBE QUEMAR LA LENGUA al probarlo. Casi no debe sentirse, su potencia se aprecia a los pocos instantes produciendo una sensación de frescura en la boca y de calor muy fuerte en la garganta. 
Algunos parrilleros que conocen los gustos de sus comensales, van poniendo el chimichurri a pinceladas sobre la carne mientras se asa.

22 septiembre 2016

BIZCOCHO DE MANZANA Y CARAMELO


Estos 2 últimos años han sido para olvidar en su gran mayoría y precisamente en estos momentos es cuando te das cuenta a quien quieres tener a tu lado, gente que te sume, no que te reste. Y a día de hoy tengo la gran suerte de poder decir que me siento querida por muchas personas y de tener una familia maravillosa.

Esta preciosura de molde se escondía en una caja que me hicieron abrir para mi cumpleaños, momento en que se me saltaron los ojos de la alegría! Fueron mis amigos Peter y Anita, y de esta entrada y este bizcocho tienen la culpa ellos ya que además me sirve para agradecerles su apoyo en mis momentos más que difíciles.


Así que estrenando el molde hice este bizcocho de manzana con un sabor a caramelo delicioso, el cual le aporta un color dorado que hace que en las fotos luzca 100 veces más.


INGREDIENTES
  • 3 huevos L
  • 190ml aceite de oliva suave
  • 100gr azúcar blanco
  • 100gr azúcar moreno
  • 200ml nata líquida para montar
  • 3 cucharadas soperas colmadas de caramelo líquido
  • 350gr harina
  • 1 cucharadita levadura
  • 1 cucharadita bicarbonato
  • 1 cucharadita canela
  • ½ sal
  • 100gr nueces troceadas
  • 2 manzanas grandes



ELABORACION
  1. Tamizamos la harina, levadura, bicarbonato, sal y canela. Reservamos
  2. Calentamos ligeramente la nata con el caramelo en el microondas hasta que veamos que se puede mezclar bien. Dejamos templar.
  3. Batimos los huevos a temperatura ambiente con los azúcares hasta que tripliquen el volumen.
  4. Añadimos el aceite el forma de hilo por un lateral sin dejar de batir.
  5. Hacemos lo mismo con la nata hasta que esté bien integrada.
  6. Incorporamos la harina en 3 veces y la integramos con movimientos envolventes.
  7. Por último añadimos la manzana pelada y troceada y las nueces (ver notas)
  8. Disponemos la masa en el molde previamente engrasado y horneamos a 180 durante unos 45 minutos o hasta que al pinchar en el centro el palillo salga limpio.

NOTA: la manzana la incorporaremos en trozos dependiendo de los gustos de cada cual, es decir a mí me gusta en gajos pero habrá quien prefiera cubitos pequeños.
En el caso de trozos grandes es mejor añadirlos una vez la masa esté en el molde, uno a uno y con las manos. Si son pequeños antes.





13 septiembre 2016

MOUSSE DE QUESO SUAVE


Seguimos con calor, así que os traigo una receta ligera que es realmente perfecta para comer de postre un fin de semana acompañada de mermelada y galletas como en la foto, o simplemente en vasitos solamente la mousse. Sola es también una delicia.

La verdad es que muchas veces da pereza encender el horno, y estos vasitos se hacen en un momento y si los preparas el día antes muchísimo mejor.

La receta es basada en una que hice en la escuela Hofmann, pero he modificado algunas cantidades hasta conseguir mi textura perfecta.

En las fotos he presentado los vasitos como si fuera una cheesecake invertida, con la mermelada abajo y las galletas a trozos arriba para variar. Podéis poner la mermelada que más os guste, la verdad es que el queso casa bien con todo  o al menos a mí así me lo parece.


INGREDIENTES ( 8 vasitos)
  • 2 yemas
  • 120gr azúcar
  • 3 hojas de gelatina
  • 300gr nata para montar muy fría
  • 300gr queso crema
  • 150gr leche


ELABORACION
  1. Ponemos la gelatina a hidratar en agua fría
  2. En un cazo ponemos a hervir la leche junto al azúcar. Una vez hierva echamos encima de la yema batida sin dejar de mezclar, de esta manera mataremos posibles bacterias.
  3. Metemos la gelatina hidratada y bien escurrida y batimos hasta que se deshaga.
  4. Vertemos la mezcla en el queso a temperatura ambiente y mezclamos hasta que nos resulte suave. Reservamos.
  5. Semimontamos la nata bien fría, es decir hasta que nos salgan unos picos más bien suaves.
  6. Con una espátula la iremos integrando a la mezcla anterior hasta que resulte todo bien integrado.
  7. Ponemos la mermelada (a temperatura ambiente para que os sea más fácil manipularla) en el fondo de los vasos y encima la mousse.
  8. Tapamos con papel film y llevamos a la nevera un mínimo de 5 horas, mejor si es de un día para otro.


Antes de servir rompemos galletas, y ya podremos disfrutar de esta maravilla!

05 septiembre 2016

GALLETAS DE CAMEMBERT Y ROMERO



Ha sido un verano genial con viajes, cenitas en terrazas,  reuniones con amigos y muchas experiencias positivas…pero no veo el momento de ponerme una bufanda. Estoy agotada del calor, así que estoy deseando que empiece el frío.

Sin duda de estos meses me quedo con el viaje al Algarve que hice con mi amiga Natalia en el mes de Julio, playas preciosas y una gastronomía de la que disfrutamos al máximo cada día con la correspondiente botella de vinho verde.

Dos de los tesoros que me traje como recuerdo son unos libros de cocina y repostería portugueses antiguos. Prometo publicar alguna maravilla, aunque en breve vendré con una receta salada fácil, rápida y rica típica de esa zona.

Hoy es la publicación de la repesca de recetas de los chefs presentados en el reto Cooking the Chef en el último año, así que vengo con la gran Julia Child.

Una receta muy simple pero delicada y con un gran sabor si usas un queso de buena calidad. Estas galletas son perfectas para usar a modo de tostaditas con embutido o alguna clase de paté que ligue con el sabor del queso.


Además llevan un ligero toque a pimentón ahumado que las hace deliciosas. Hace unas semanas me llegó de la marca La Chinata dos variedades de pimentón, en polvo y en escamas, y si os soy sincera son de una calidad excelente. Dan a los platos un sabor muy auténtico.


INGREDIENTES

  • 200gr de queso camembert sin corteza y en trozos
  • 85g de mantequilla blanda
  • 2 huevos
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de pimentón dulce ahumado La chinata
  • 1 cucharada de romero picado
  • 300 gr de harina


ELABORACION

  1. El queso ha de estar tierno y a temperatura ambiente, lo aplastaremos con la ayuda de un tenedor.
  2. Agregamos la mantequilla y volvemos a mezclar.
  3. Cascamos los huevos, sazonamos con la sal, pimienta , pimentón y romero y con unas varillas batimos hasta que esté todo bien integrado.
  4. Vamos añadiendo la harina poco a poco hasta que la integremos, por último nos ayudaremos con las manos. La masa ha de ser blanda y un poco pegajosa.
  5. Hacemos un cilindro largo y envolvemos con film a modo de caramelo. Dejaremos reposar en la nevera un mínimo de 3 horas, podéis dejarla de un día para otro.
  6. Cuando esté bien firme y dura cortaremos con ayuda de un cuchillo afilado las galletas como si estuviéramos cortando un salchichón.
  7. Las disponemos en la bandeja de horno  con papel sulfurizado, no hace falta que dejéis un gran espacio pus no crecen mucho.
  8. En horno precalentado a 180 hornearemos unos 15 minutos, veréis que se doran por los laterales.
  9. Retiramos del horno, dejamos enfriar encima de una rejilla y las guardamos en tarros herméticos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...