27 octubre 2016

BIZCOCHO DE COCO Y LIMON


Últimamente me ha dado por hacer muchos bizcochos diferentes, y la verdad es que si no voy a llevarlos de postre en ninguna comida o al trabajo los corto en porciones y los congelo. Quedan perfectos, y de esta manera tengo despensa para desayunar rico los fines de semana.

Este lo hice ya hace unas semanas y lo acompañamos con una bola de helado artesanal de chocolate negro como colofón de una comida riquísima de lubinas a la barbacoa con unos amigos, fue un fin de semana genial.

La verdad es que el coco no suelo usarlo mucho pero en los bizcochos reconozco que queda sublime y le da un toque espectacular.

Os dejo esta receta, que si sois amantes de esta fruta tropical quedaréis encantados. Es un bizcocho denso aunque no se hace nada pesado.


INGREDIENTES
  • 3 huevos
  • 150gr azúcar
  • 120ml aceite de girasol
  • 20ml de leche
  • 125gr de queso mascarpone a temperatura ambiente
  • 170gr de harina
  • 2 limones pequeños (piel y zumo)
  • 170gr harina
  • 5gr de levadura
  • 70gr coco seco rallado



ELABORACION

  1. Tamizamos la harina junto a la levadura y reservamos.
  2. Batimos los huevos con el azúcar hasta que resulte una masa esponjosa y haya triplicado su volumen.
  3. Añadimos el aceite y la leche en forma de hilo por un lateral sin dejar de batir.
  4. Ahora añadimos el zumo y la ralladura de los limones e integramos bien. Hacemos lo mismo con el queso mascarpone.
  5. Incorporamos la harina en tres veces para que se mezcle bien y no queden grumos.
  6. Por último con una espátula de goma añadimos el coco.
  7. Horneamos en el horno precalentado a 180 en un molde engrasado para que no se pegue.
  8. Para calar el bizcocho en caso deseado calentamos el zumo de 1 limón con 1 cucharada de azúcar hasta que este se disuelva. Pinchamos el bizcocho con un palillo repetidas veces y lo vamos empapando, quedará delicioso.
  9. Dejamos enfriar 15min y desmoldamos. Dejamos encima de una rejilla hasta que termine de estar frio.
  10. Si queremos congelarlo envolveremos bien en papel film, y cuando queramos comerlo lo descongelaremos a temperatura ambiente sin sacar el film.


20 octubre 2016

CREMA DE CALABAZA Y MANZANA


Que típico, nos morimos de calor y de repente llegó el fresco con el consiguiente constipado de enormes dimensiones que me hace estar catatónica todo el día. Al ir en moto, el tiempo no me ha dado la oportunidad de ponerme esas chaquetitas tan monas de entretiempo que tengo en el armario.

Pero una de las cosas bonitas para mí son las sopas y cremas calientes, y mucho más las de colores otoñales y tan fotogénicos como esta que os traigo hoy.

Una simple crema de verduras ya está rica de por sí, pero si además juegas con alguna fruta o un toque de especias la sacas de lo común. Esta es más bien dulzona, la calabaza, zanahoria y manzana lo obliga pero el toque de comino y el punto ácido del yogurt natural para decorar aporta una mezcla muy buena.

En el índice de recetas tenéis más platos de este estilo, como la crema de calabaza al parmesano, o esta de brócoli y queso azul.


 INGREDIENTES
  • 1 puerro
  • 700gr calabaza
  • 2 manzanas
  • 2 zanahorias
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • Yogurt para acompañar
  • Pipas de calabaza
  • Agua, sal, pimienta, AOVE


ELABORACION

Pelamos y cortamos a trocitos las verduras y las 2 manzanas (sacando el corazón también).

En la olla donde vayamos a hacer la crema salteamos el puerro, calabaza, zanahorias y manzana durante 5 minutos a fuego medio con un buen chorro de aceite de oliva.

Salpimentamos y cubrimos de agua, llevamos a ebullición y esperamos hasta que las verduras estén bien cocidas.

Antes de batirlo yo saco la gran mayoría del caldo, de esta manera voy añadiendo a cucharones a medida que quiera para conseguir la textura deseada. Añadimos el comino y batimos bien con el vaso batidor o con una de mano eléctrica hasta que quede bien fino, si es necesario pasaremos por el chino.

Para servirla añadiremos una buena cucharada de iogurt a cada plato, unas pipas de calabaza tostadas y una rodaja de manzana.

NOTA


Para mí hacer estas cremas es un 2 en 1, ya que el caldo que me sobra lo uso para hacerme una sopita con fideos para otra comida. Me encanta.

12 octubre 2016

PANNACOTTA DE CAFE Y PLATANO



Dulce y suave con dos sabores que me encantan, un postre perfecto para acabar una buena comida con amigos o familia…o simplemente para dos.

Me gusta mucho hacer panna cottas, son fáciles de hacer y muy rápidas además de poder prepararlas con antelación. Dan mucho juego a la imaginación pudiendo mezclar ingredientes al gusto incluso con salados como esta de salmón ahumado.

Podéis prepararlas en vasito o en un molde o recipiente más grande para que salga en una sola pieza, pero ya sabéis de mi debilidad por los postres en versión individual.

En la caja Degustabox de este mes iban unos sobres de café soluble Nescafé ideales para preparar este tipo de elaboraciones.

Degustabox da la oportunidad de probar una gran cantidad de productor de primeras marcas enviando una caja mensual por 14,99€ pero si introducís mi código del blog "R6X05" la primera Degustabox os costará tan solo 9,99€ (con gastos de envío ya incluidos).

Podéis seguir también a Degustabox por las redes sociales, a través de su página de Facebook y en Twitter Instagram.


INGREDIENTES

ELABORACION
  • En un cazo a fuego medio ponemos la nata, leche, azúcar y vainilla. Removemos hasta que se disuelva el azúcar y rompa a hervir.
  • Sacamos del fuego y disolvemos el café dando unas vueltas.
  • Añadimos la gelatina bien escurrida y con unas varillas manuales removemos hasta que se diluya por completo.
  • En un vaso batidor volcamos la mezcla y un plátano maduro a trocitos pequeños. Batimos hasta que esté todo bien integrado.
  • Disponemos en los vasitos y dejamos enfriar a temperatura ambiente, luego llevaremos a la nevera un mínimo de 4 horas para que cuaje bien. Mejor de un día para otro.
  • Antes de servir podemos montar un poco de nata para decorar los vasos y ya hacemos el día completo.
***Nota

Esta pannacotta sabe más a café que a plátano, así que si queréis lo contrario jugar con las cantidades.


06 octubre 2016

COLITAS DE RAPE EN SALSA DE AVELLANAS



Por fin, algo de aire fresco para imaginarte el otoño y tener ganas de ponerte en los fogones a hacer guisos lentos.

No suelo cocinar el pescado en salsa, me encanta pero normalmente lo hago a la plancha o bien al horno. A excepción del rape, ya que cocinado así me resulta un poco seco y en salsa queda delicioso.

Las avellanas considero que son un fruto seco muy versátil, pudiéndolas usar tanto en platos salados como este o en dulces añadiéndolas en bizcochos o caramelizadas por encima de algún postre de cuchara. A mí personalmente me encanta su sabor.

Con estas cantidades sale bastante salsa y lo hago expresamente. La sobrante la guardo para mezclarla con unos espaguetis o macarrones con un poco de parmesano rallado por encima, os aseguro que están divinos.

INGREDIENTES
  • 1kg de colitas de rape
  • 3 cebollas grandes
  • 1 zanahoria
  • 3 ajos
  • 1 cucharada grande de concentrado de tomate
  • ½ vaso de vino rancio
  • 1 vaso de fumet natural de pescado de roca ANETO
  • 100 gramos de avellanas
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de pimentón ahumado La Chinata
  • Sal, pimienta, aceite de oliva, harina para rebozar           



ELABORACION

  • Salpimentamos las colas y las enharinamos. En la cazuela que vayamos a elaborar el guiso pasaremos por ambos lados el pescado para que se selle en aceite de oliva. Reservamos en un plato a parte.
  • En el mismo aceite (si es necesario añadir más) rehogaremos las cebollas cortadas en juliana, los ajos en láminas y las zanahorias en medias lunas hasta que estén blandas.
  • A continuación añadimos las avellanas (ver nota) y los dos tipos de pimentón y mezclamos rápidamente con mucho ojo que no se nos queme, seguido del vino dejando alrededor de 1 minuto.
  • Incorporamos el caldo, removemos, rectificamos de sal y dejamos reducir ligeramente.
  • Volvemos a meter las colas de rape y el jugo que hayan soltado y dejamos que se acaben de cocinar alrededor de 15 minutos a fuego suave, dando la vuelta a las colitas a los 7 min para que se hagan por ambos lados.
  • En ese tiempo la salsa habrá reducido suficiente, es importante respetar un tiempo de reposo de al menos 2 horas para dejar que se asienten los sabores. Si lo hacemos el día antes muchos mejor.
Servimos caliente con un buen trozo de pan para mojar en la salsita.

Nota: Las avellanas yo las chafo en el mortero, quedando trozos irregulares ya que no me gusta pulverizarlas. Eso como siempre lo va a gustos, se pueden poner en polvo, a trozos o bien enteras (de esta manera el sabor del fruto seco se nota poco en el plato si no te comes una)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...