26 enero 2017

BIZCOCHO DE CLARAS Y NATA


Cuantas veces habéis tirado las claras por el desagüe? Pues a partir de ahora podéis usarlas para hacer esta maravilla de bizcocho, o bien congelarlas y tener tiempo de pensar que hacemos con ellas.

Es de aspecto y tacto compacto, cuando fui a cortarlo no las tenía todas conmigo. Es una receta que fui elaborando sobre la marcha y no sabía lo que iba a salir.

Cuando lo probé abrí los ojos como platos, es extremadamente suave a la vez que fundente. Elaboramos un merengue para mezclar con la nata y el resultado es similar al primero, durito por fuera y delicado por dentro.


O he hecho con ralladura de naranja, pero podéis cambiarla por limón o incluso añadir algunas gotitas de esencia ya que quedará igualmente bueno.


INGREDIENTES
  • 4 claras de huevo a temperatura ambiente
  • 150ml nata para montar muy fría
  • 150gr azúcar
  • 150gr harina
  • 3 cucharaditas levadura
  • 60gr mantequilla fundida y enfriada


ELABORACION
  • Empezamos elaborando el merengue, para ello batimos las claras a velocidad alta y cuando empiecen a formarse picos iremos añadiendo el azúcar a cucharadas poco a poco hasta que esté todo integrado y el merengue esté brillante y firme.
  • Semimontamos la nata hasta que haga picos suaves.
  • Con la misma varilla que hemos montado el merengue y la nata (pero cogido con la mano) mezclamos ambos ingredientes. Para ello mezclamos la nata con 1/3 del merengue y poco a poco el resto. (ver notas)
  • Añadimos la ralladura de naranja e integramos.
  • Incorporamos la harina y la levadura tamizada tamizada con una espátula y poco a poco. Cuesta un poco pero tened paciencia.
  • Por último integramos la mantequilla.
  • En un molde engrasado y forrado con papel horneamos a 180º durante unos 40min aproximadamente o hasta que pinchemos en el centro con un palillo y este salga limpio.

**Notas
  1. Para mí la mantequilla le da un toque muy especial, no la cambiaría por aceite.
  2. No os de miedo mezclar a mano, el merengue es muy fuerte y sino os quedaréis sin fuerza en el brazo. Cuando veáis que la mezcla se va homogeneizando podéis usar una espátula con movimientos envolventes.
  3. Para servir espolvoreamos azúcar glass.
  4. Se puede congelar sin problemas, yo lo he repetido en varias ocasiones cortándolo en porciones individuales una vez frío y tengo reservas para desayunos. Os seguro que es delicioso.
  5. Os aconsejo que una vez frío lo envolváis en papel film y lo dejéis reposar de un día a otro, ya sabéis que a mí los bizcochos me gustan más así ya que encuentro que aumentan mucho su sabor.



19 enero 2017

ENSALADA DE TOMATE Y GRANADA


Aquí vengo yo misma el día más frío del año con una ensalada fresquita…porque yo lo valgo!
La receta es del nuevo libro de Ottolenghi Exhuberancia, maravilloso como todos los que tiene. Éste está centrado en comida vegetariana pero os aseguro que en ningún momento echas de menos la carne, hace un baile de sabores que sólo con leer el título te dan ganas de probarlas.

La receta de hoy es una mezcla de tonalidades rojas con contrastes de salado con la explosión de la granada dulce. La verdad es que a mí me encantó, y sales de las ensaladas convencionales con ingredientes que tenemos muy a mano.

En la caja Degustabox del mes de Diciembre venían un montón de cosas ricas, entre ellas un vinagre muy bueno de vino blanco de la marca Ponty. Yo para ensaladas suelo usar vinagre de Módena pero en esta ocasión la receta requería de vino blanco y la he seguido a pies juntillas.

Degustabox da la oportunidad de probar una gran cantidad de productor de primeras marcas enviando una caja mensual por 14,99€ pero si introducís mi código del blog "R6X05" la primera Degustabox os costará tan solo 9,99€ (con gastos de envío ya incluidos).


Podéis seguir también a Degustabox por las redes sociales, a través de su página de Facebook y en Twitter Instagram.


INGREDIENTES
  • 1 kg de tomates cherry
  • 1 granada
  • ½ pimiento rojo
  • 1 cebolleta de tamaño pequeña

Vinagreta
  • 60ml aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas Vinagre de vino blanco Ponty
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • ½ cucharadita pimienta molida
  • 1 cucharada de orégano
  • Sal al gusto



ELABORACIÓN
  • Cortamos los tomates cherry por la mitad o en cuartos, el pimiento en cubitos pequeños y la cebolleta en gajos finos.
  • Preparamos la vinagreta machacando los ajos o picándolos muy finos, y mezclando el resto de ingredientes batiendo con un tenedor para emulsionar.
  • Mezclamos las hortalizas con la vinagreta y la reservamos un mínimo de 2 horas tapada con film en la nevera para que se potencien todos los sabores.
  • Sacamos de la nevera un rato antes de servir, espolvoreamos con un poco más de oregano…y a disfrutar!


12 enero 2017

TARTA SACHER DE CHOCOLATE BLANCO



La tarta sacher siempre ha sido de mis favoritas, ya que queda espectacularmente buena con no mucho trabajo. La considero una receta facilona, usando una mantequilla y chocolate de calidad es una apuesta segura.

Podéis ver la versión tradicional aquí, un bizcocho de chocolate relleno de mermelada de melocotón y bañado con una ganache de chocolate.

Hoy os traigo a su prima hermana con un ligero toque de almendra en el bizcocho, rellena de mermelada de cerezas y cubierta de una ganache de chocolate blanco montada como si fuera nata y con un toque de lima.

Deciros que las fotos son del mes de Julio y con un calor infernal, así que después de 30 minutos haciendo fotos la ganache montada se desmayó bastante pero si lo tenéis en frío aguanta perfectamente.


Yo los bizcochos los calo siempre con el licor directamente a lo bruto (si no hay peques), pero sino podéis hacer un almíbar con un toque de aroma. Abajo os explico cómo.


INGREDIENTES

Bizcocho (2 moldes de 20cm)
  • 4 huevos
  • 200gr azúcar
  • 110 gr harina
  • 30gr almendra molina
  • ½ sobre levadura
  • 100gr chocolate blanco
  • Cointreau para calar el bizcocho
  • Mermelada de cerezas/ arándanos/ frambuesas

Ganache montada
  • 200ml de nata para montar
  • 100gr chocolate blanco
  • Piel de 1 lima (sin parte blanca)



ELABORACION
  • La ganache montada se ha de preparar bastante rato antes, mejor el día anterior. Para ello pondremos a hervir a fuego suave la nata con la piel de lima. Una vez arranque el hervor apartamos la piel y volcamos encima del chocolate blanco rallado o picado finamente, esperamos un minuto y vamos mezclando desde el centro haciendo espirales hacia fuera hasta que esté bien desecho y todo bien integrado.Dejaremos enfriar a temperatura ambiente y llevaremos a la nevera hasta que esté bien frío.
  • Para hacer el bizcocho separamos las yemas de las claras, y batimos las primeras con el azúcar hasta que nos resulte una mezcla clara y espumosa y haya aumentado de volumen.
  • Tamizamos la harina con la almendra y la levadura y reservamos.
  • Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y lo mezclamos en tres veces y con movimientos suaves con la masa hasta que esté todo completamente integrado.
  • Por último añadimos el chocolate blanco rallado o picado muy finito (una vez horneado se vuelve oscuro, son los topitos que veis en la foto)
  • Añadimos la mezcla seca con los mismos movimientos suaves (con espátula de goma).
  • Vertemos la masa en los moldes engrasados y horneamos alrededor de 25 minutos o hasta pinchar y que salga limpio.
  • Esperamos 10 minutos y desmoldamos. Con los bizcochos aún en caliente o templados pintaremos con una brocha de nuestro licor favorito la parte de arriba de cada bizcocho. Dejamos enfriar por completo.

Montar la tarta
  • Ya habremos preparado la ganache con el tiempo suficiente indicado en el paso nº1 de la preparación, así que la sacamos de la nevera y procedemos a montarla como si fuera nata. OJO con esto, no os paséis de batida que se os cortará.
  • Encima de uno de los bizcochos disponemos la mermelada, colocamos el otro encima y ponemos la ganache por encima y los laterales.   
  • Guardamos en la nevera hasta 15 minutos antes de comer.







05 enero 2017

ALBÓNDIGAS DE TERNERA Y PUERRO CON SALSA DE LIMÓN


Prácticamente perfecto en todo. Como Mary Poppins.


Así defino yo a Yottam Otolenghi y su cocina, en la cual incluye muchas recetas de Oriente Medio.
De su libro Jerusalén ya he hecho varias recetas y son espectaculares, como las berenjenas asadas con ajo, limóny granada que es un entrante perfecto para acompañar con hummus.

Cuando las princesas de Cookingthe Chef lo propusieron como cocinero de este mes me salió la sonrisita…corriendo a por el libro y a sentarme en el sofá tapada con una manta para escoger alguna de las recetas que tenía pendientes para el reto.

La receta escogida son unas deliciosas albóndigas tiernas y suaves donde predomina muchísimo el puerro por encima de la carne, y con una más que acertada salsa de limón que hace que sean perfectas.

Así pues os aconsejo fervientemente que si no lo conocéis hagáis lo posible por hacerlo, leer sobre él y buscar alguna receta para ponerla en práctica. A los amantes de la cocina vegetariana avisarles que pueden encontrar en su recetario cantidad de ricas recetas y libros especializados en este tipo de alimentación.



INGREDIENTES
  • 6 puerros limpios (800gr aprox)
  • 250gr de carne de ternera picada
  • 110gr de pan rallado
  • 1 huevo mediano
  • 300ml caldo de pollo
  • 80ml de zumo de limón
  • 1 cucharada de perejil picado
  • Sal/pimienta/aceite de oliva


ELABORACION
  • Cortamos los puerros en rodajas de unos 2 cm y los cocemos al vapor hasta que estén blandos, 20 min aprox.
  • Una vez pasado el tiempo dejamos escurriendo y dejamos enfriar, yo lo dejé toda la noche. Con papel de secamos bien los posibles restos de líquido, presionando.
  • En un recipiente grande mezclamos el puerro, la carne, el huevo, pan rallado, 1 cucharadita y media de sal y media de pimienta negra. Con la mano bien limpia mezclamos hasta que nos quede una mezcla uniforme, llevamos a la nevera tapado con film 2 horas.
  • Pasado el tiempo boleamos las albóndigas y las freímos en el recipiente donde vayamos a hacer el guiso hasta que tengamos todas doradas. Las reservamos y limpiamos el fondo con un papel de cocina para sacar el aceite.
  • En la misma cazuela vertemos el caldo y el zumo de limón con media cucharadita de sal, le damos un par de vueltas y colocamos todas las albóndigas. Han de quedar cubiertas casi del todo, pero no completamente.
  • Esperamos que llegue a ebullición a fuego fuerte y lo bajamos, esperamos 30 minutos con la tapa puesta.
  • Pasado ese tiempo destapamos, y dejamos 10 minutos más. Espolvoreamos perejil y dejamos reposar.
  • Servimos caliente acompañado de arroz hervido.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...