29 enero 2012

TIRAMISÚ DE LIMONCELLO CON FRAMBUESAS



Así lo llamó Jamie Oliver en un programa de Canal Cocina que vi de casualidad sobre sus andanzas por Italia. Me encanta este chico, se lo pasa bomba cocinando y con su manera de explicar las recetas parecen súper fáciles de hacer.
Ésta es sencillísima y es un postre original para comer en San Valentín!
Precisamente con esta receta participo en el concurso que organiza el blog de Cocina de muerte lenta. Un blog muy chulo que se merece un paseíto por los platos cocinados por Leny.



  

Para comer este postre os ha de gustar mucho el limón, ya que el Limoncello deja un fuerte sabor, pero a mí la mezcla de éste con las frambuesas me gustó mucho.
Vamos a prepararlo:
INGREDIENTES
(con estas cantidades salen 3 vasitos de txacolí)
  • 1 terrina de Mascarpone
  • 3 cucharadas soperas de azúcar glass
  • 3 cucharadas soperas de leche
  • Limoncello
  • 1 chorro vainilla líquida
  • Bizcochos de soletilla
  • Tableta de chocolate para hacer virutas con un cuchillo
  • Frambuesas
ELABORACIÓN
Es exactamente igual que la receta de tiramisú diferente que podéis encontrar en el blog, pero sin café y cambiando la crema Duque de Alba por Limoncello.
Disponemos los bizcochos en un plato y los empapamos con el licor.
Ponemos el queso en un bol con la leche y con unas varillas removemos, añadimos el azúcar y seguimos removiendo hasta que quede una mezcla fina. Si veis que necesita más leche vosotros mismos, eso dependiendo de como os guste la mezcla y de la marca de mascarpone que compréis.
Para finalizar echamos el chorrito de vainilla y terminamos de mezclar.
Montamos el postre poniendo primero una capa de bizcocho con licor y encima un poco de la crema de queso y unas 4-5 frambuesas. Repetimos la operación, pero antes de poner las frambuesas rallamos una tableta de chocolate formando unas virutas. Las espolvoreamos por encima del queso y colocamos encima de éstas unas frambuesas para decorar.
Para hacer las virutas giramos la tableta por la parte lisa y pasamos un cuchillo afilado por encima como si fuéramos a coger mantequilla para untar en una tostada.
Aplicando más fuerza veréis que se forman unas virutas que quedan genial para decorar postres.
Ya lo tenemos listo!!!


22 enero 2012

BROWNIE CON NUECES Y AVELLANAS


Antes de nada, me gustaría agradeceros mucho a tod@s vuestra acogida. La verdad es que cuando empecé con esto no me imaginaba que enganchara tanto! Estás constantemente pensando en la próxima receta, como hacer las fotos etc…me encanta! Muchas gracias!!!
Con esta receta participo en el concurso del blog Gastronomía Solar "Cocinando con el sol", en el que me invitó a participar Andrés. Este blog es muy curioso ya que te enseña a cocinar con equipos solares y tiene recetas muy interesantes.

La verdad es que a mí este pastel me pierde! Últimamente está muy de moda y es muy común verlo en las cartas de postres de los restaurantes, que normalmente lo sirven caliente con una bola de helado de vainilla. Simplemente delicioso.
La gracia de este pastel es que quede crujiente por fuera y tierno y fondant por dentro. En este caso, la aguja ha de salir un poco manchada y el tiempo de cocción como siempre depende del horno.
Si buscáis por internet esta receta, veréis que la cantidad de chocolate es menor, pero a mí me gusta que quede un sabor fuerte. Si vosotros queréis poner menos, tener en cuenta que la cantidad de mantequilla ha de ser la misma. Yo usé un molde cuadrado de 20cmx20cm y lo dejé 45 minutos a 180º, ya que al ser un molde pequeño el  grosor era más grande de lo normal.
INGREDIENTES
  • 140gr de harina tamizada
  • ½ sobre de levadura
  • 250 gr de chocolate
  • 250gr de mantequilla
  • 300gr de azúcar
  • 1 chorro de vainilla líquida
  • 3 huevos
  • 1 pizca de sal
  • Nueces y avellanas al gusto
ELABORACIÓN
Deshacemos el chocolate con la mantequilla poco a poco.
Batimos los huevos con el azúcar bastante rato hasta que quede la mezcla blanca y espumosa. Al acabar le echamos un chorrito de vainilla y mezclamos.
Añadimos el chocolate y lo integramos bien a la mezcla.
Tamizamos la harina con la levadura y una pizca de sal y lo vamos echando a la mezcla poco a poco mientras removemos  hasta que quede todo bien unido.
Rompemos las nueces a trozos y las avellanas por la mitad y las mezclamos con la masa.
La vertemos en el molde y horneamos a 180º. Como ya he dicho, el tiempo es relativo. Si usáis un molde rectangular y el grosor es menor, con 30min suele bastar.
QUE APROVECHE!!!!


17 enero 2012

TARTA DE NATA CON YEMA QUEMADA



Esta tarta la hice por el 35 cumple de Mónica. La verdad es que salió muy buena, pero es que a mí la yema quemada me encanta!
Me dio la oportunidad de estrenar uno de mis regalitos de reyes, un soplete que me regaló mi mama, y la verdad es que va genial tener este tipo de accesorios en la cocina!

Primero haremos un bizcocho genovés, que para mi gusto es el que mejor queda para hacer tartas ya que es muy esponjoso. Luego lo rellenaremos de nata y por último lo cubriremos con una capa de yema que luego quemaremos.

Vamos allá:

INGREDIENTES

*Bizcocho
  • 4 huevos
  • 120gr de azúcar
  • 120gr de harina tamizada
  • 2 cucharaditas de levadura
*Nata
  • 400 ml de nata para montar
  • 2 cucharadas soperas de azúcar (dependiendo del dulzor que se le quiera dar)
*Yema
  • 4 yemas
  • 50 ml de agua
  • 150 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de maizena

Contreau para emborrachar el bizcocho
Conguitos para decorar

ELABORACIÓN

Preparamos el bizcocho mezclando en un bol 1 huevo entero y las tres yemas con el azúcar hasta que esté blanquecino y espumoso.
Montamos las claras a punto de nieve con una pizquita de sal y reservamos.
Añadimos la harina y la levadura a la mezcla de los huevos y azúcar.
Por último integramos las claras en tres partes con movimientos envolventes.
Vertemos en un molde y cocemos en el horno previamente caliente durante 30 min a 180º.

Montamos la nata con el azúcar y lo metemos en la nevera.

Para preparar la yema, batimos las 4 yemas con la cucharadita de maicena.
Hacemos un almíbar con el agua y el azúcar hasta que esté con una textura de hilo (si tocamos con dos dedos, ha de hacerse un hilo).
Ponemos un cazo a fuego mínimo con las yemas y vamos echando el almíbar en forma de lluvia fina (si lo hacemos de golpe se puede cuajar el huevo) sin dejar de remover.
Cuando hayamos tirado todo el almíbar lo dejamos en el fuego hasta que cuaje y se forme una crema densa.

Para enfriarla, la volcamos en una fuente de cristal o en una superficie fría ya que si no puede cambiar de color.

Para montar la tarta, partimos el bizcocho en dos y pintamos ambas caras con Contreau.
Untamos la yema en la parte de arriba del bizcocho, espolvoreamos con azúcar moreno y quemamos con un soplete o hierro caliente.

Ponemos la nata entre ambos pisos y metemos la tarta en la nevera.
Aconsejo poner un ratito en el congelador antes de servir para que la nata coja un poco de cuerpo y la tarta no se desmonte al cortarla.
Yo decoré con unos conguitos y esa parte no la quemé.
A ver si alguien se anima a hacerla!!


08 enero 2012

ROSCOS DE ANÍS


RECETA RE-EDITADA A 17/04/2017

Esta receta me la dio una persona a la que guardo un gran cariño, Flori. Ella sólo los prepara para Navidad, pero yo esta vez los he hecho para semana Santa y os puedo asegurar que son divinos.

Blanditos, esponjosos y con un sabor fuerte a anís, como a mi me gustan.

Podéis prepararlos con antelación y dejarlos en una bolsa bien cerrada durante unos días, de esta manera los sabores se potenciarán más y estarán más ricos.
Es importante que siempre los guardéis en bolsa o recipiente bien cerrado para que no se sequen, como cualquier elemento de bollería.


INGREDIENTES
  • 1 caja de gaseosa en polvo (8 sobrecitos)
  • Raspadura de un limón
  • 17 cucharadas soperas de aceite frito frío (lo calentáis al máximo y lo dejáis enfriar)
  • 17 cucharadas soperas de leche entera
  • 17 cucharadas soperas de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 botella de anís
  • 1 paquete de harina



ELABORACION
  • Se mezclan los huevos, la leche, el azúcar y el aceite y la raspadura de limón.
  • Añadimos un buen chorro de anís (como siempre depende del gusto de cada uno).
  • Se vuelcan los sobrecitos de gaseosa y mezclamos  (veréis que la masa empieza a subir), entonces empezamos a echar harina para ligar la masa.
  • Es importante que la masa quede pegajosa. Cuanto más pegajosa más esponjosos salen, así que la harina también es a ojo, depende de cómo queréis que os queden, blanditos o más tipo rosquilla.
  • Cuando tengamos la masa lista, nos mojamos las manos en aceite y vamos haciendo los churros y uniéndolos bien por las puntas para que no se rompan al freírlos.
  • Un truquillo es mojar el mármol de aceite e ir colocándolos todos, de esa manera no se pegan.
  • Calentamos una sartén llena de aceite, los vamos friendo y los dejamos enfriar.
  • Ahora viene lo bueno. Cogemos dos boles grandes, uno lo llenamos de anís y otro de azúcar.
  • Cogemos un rosco, lo sumergimos en el anís y lo rebozamos en azúcar.
  • Cuando los tengáis todos listos, los metéis en una bolsa bien cerrados y los dejáis reposar mínimo 5 días.
  • Es el mejor desayuno y merienda que se puede tomar!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...