17 enero 2012

TARTA DE NATA CON YEMA QUEMADA



Esta tarta la hice por el 35 cumple de Mónica. La verdad es que salió muy buena, pero es que a mí la yema quemada me encanta!
Me dio la oportunidad de estrenar uno de mis regalitos de reyes, un soplete que me regaló mi mama, y la verdad es que va genial tener este tipo de accesorios en la cocina!

Primero haremos un bizcocho genovés, que para mi gusto es el que mejor queda para hacer tartas ya que es muy esponjoso. Luego lo rellenaremos de nata y por último lo cubriremos con una capa de yema que luego quemaremos.

Vamos allá:

INGREDIENTES

*Bizcocho
  • 4 huevos
  • 120gr de azúcar
  • 120gr de harina tamizada
  • 2 cucharaditas de levadura
*Nata
  • 400 ml de nata para montar
  • 2 cucharadas soperas de azúcar (dependiendo del dulzor que se le quiera dar)
*Yema
  • 4 yemas
  • 50 ml de agua
  • 150 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de maizena

Contreau para emborrachar el bizcocho
Conguitos para decorar

ELABORACIÓN

Preparamos el bizcocho mezclando en un bol 1 huevo entero y las tres yemas con el azúcar hasta que esté blanquecino y espumoso.
Montamos las claras a punto de nieve con una pizquita de sal y reservamos.
Añadimos la harina y la levadura a la mezcla de los huevos y azúcar.
Por último integramos las claras en tres partes con movimientos envolventes.
Vertemos en un molde y cocemos en el horno previamente caliente durante 30 min a 180º.

Montamos la nata con el azúcar y lo metemos en la nevera.

Para preparar la yema, batimos las 4 yemas con la cucharadita de maicena.
Hacemos un almíbar con el agua y el azúcar hasta que esté con una textura de hilo (si tocamos con dos dedos, ha de hacerse un hilo).
Ponemos un cazo a fuego mínimo con las yemas y vamos echando el almíbar en forma de lluvia fina (si lo hacemos de golpe se puede cuajar el huevo) sin dejar de remover.
Cuando hayamos tirado todo el almíbar lo dejamos en el fuego hasta que cuaje y se forme una crema densa.

Para enfriarla, la volcamos en una fuente de cristal o en una superficie fría ya que si no puede cambiar de color.

Para montar la tarta, partimos el bizcocho en dos y pintamos ambas caras con Contreau.
Untamos la yema en la parte de arriba del bizcocho, espolvoreamos con azúcar moreno y quemamos con un soplete o hierro caliente.

Ponemos la nata entre ambos pisos y metemos la tarta en la nevera.
Aconsejo poner un ratito en el congelador antes de servir para que la nata coja un poco de cuerpo y la tarta no se desmonte al cortarla.
Yo decoré con unos conguitos y esa parte no la quemé.
A ver si alguien se anima a hacerla!!


8 comentarios:

  1. Que bonita te ha quedado a mi tb me encanta la yema tostada pero no tengo aun soplete... todo se andara! felicidades a tu cuñada! y a ti por esta preciosa y riquisa tarta cumpleañera!!

    ResponderEliminar
  2. Mmmmmmmmmmmmmmmmmm, que rico, que rico. Esta tarta es como un Massini, verdad?

    Rox

    ResponderEliminar
  3. Maldita sea! A mi también me han regalado un soplete y ando como loca buscando recetas para usarlo, ya me he cansado de practicar con la crema catalana así que me animo a hacer tu tarta! Aleluya!!

    ResponderEliminar
  4. que rica y que bonita te ha quedado. me encanta la combinación de yema y nata!!

    ResponderEliminar
  5. Que pintaza más rica tiene esta maravilla de tarta. Me encanta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué riquísima y qué pinta. Hay que tener mucho arte para terminar de montar esa tarta. Te ha quedado preciosa.

    ResponderEliminar
  7. ¿Dónde estabas? No te conocía, vaya delicias me estaba perdiendo, a mí me encanta la yemita quemada también, se me hace la boca agua!!!
    Ya tienes una nueva seguidora!!!

    ResponderEliminar
  8. HOLAAAA..tan pronto leo tarta de yema quemada ..ahi estoy ..me encanta este tipo de bizcochos ...te sigo y te invito acompartir mis recetas y blog ...bssMARIMI

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...